Si yo pude… tú también

Mi nombre es Sergio, tengo 32 años y quiero haceros participes de mi historia con la única intención de poder ayudar con mi testimonio a que cualquier persona que lea esto pueda dejar esta adicción que nos esclaviza y nos crea una dependencia maligna.
Antes permitidme que os cuente un poco mi historia para que podáis entender la dificultad en este tratamiento contra el tabaco.
Cuando tenía 15 años me diagnosticaron un trastorno de personalidad,tenia muchos problemas de relación con los demás chicos de mi edad, se reían de mi,tenía muy pocos amigos, estaba estudiando la ESO , no la pude acabar.
No quería ir a clase, me aislé en casa, no salía en definitiva no hacía una vida como mis demás compañeros. Sufría mucho y no entendía que me pasaba.
Ante esta situación me ingresaron en un centro psiquiátrico para jóvenes, lo único positivo de estar allí es que le pusieron nombre a lo que me pasaba y una medicación según ellos “adecuada”, en ese momento es cuando empecé a fumar… allí empezó mi relación con el tabaco.

No fui como tantos jóvenes un fumador social, pues carecía de entorno de amigos, el tabaco me proporcionaba placer, compensar de alguna forma mi mal estar, con 15 años uno fuma por imitación, por ser guay, en mi caso fue para aislarme y soporta mejor mi sufrimiento.

Mi enfermedad y yo nos hemos ido conociendo, y asumiendo poco a poco con ayuda de profesionales que puedo hacer una vida normal, porque ante todo las personas que padecemos una enfermedad mental somos NORMALES, y si somos normales, tenemos adicciones, malos hábitos y cosas buenas y malas como todos.

Llegué a fumar casi dos paquetes al día, y como soy una persona normal, pues tuve lo que cualquier persona puede tener, apneas del sueño, el médico me recomendó dejar de fumar y perder peso.
Al principio no me lo tomé en serio…que es una apnea al lado de un trastorno de personalidad?, pero entendí que si fumando a más a más de lo que yo tenía, tendría que sumarle dormir con una máquina cada noche.

Empecé el tratamiento con 30 años, al principio yo no creía que con mis dificultades lo conseguiría, tuve varias recaídas, de las que siempre me ayudaba a volver a intentarlo que el médico nunca dejó de creer en mi, al que estoy profundamente agradecido.
He de reconocer que asistía a las consultas con miedo, pasé por parches, chicles, pastillas, todo eso ayuda pero lo que más me ayudó es ver después de un día sin fumar viene otro y luego otro y cuando menos te das cuentas ya ha pasado un mes y luego dos, y empiezas a ver resultados.
Te cansas menos, la comida sabe mejor,no gastas dinero, y sobretodo la satisfacción personal de que no dependes de la nicotina, mi enfermedad mental no la pude escoger, pero esto si!!

He querido compartir un poco de mi intimidad con vosotros para que veáis que si yo pude…tú también!!

Sergio Porto Diaz

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 4.44 out of 5)
Loading...