PETONETS

Un cigarro no te hace adicto, pero si este viene detrás de unos cuantos o sientes la necesidad de que si no lo fumas, algo te falta, puede ser que tengas todos los números de serlo. Si por la noche te despiertas y para pasar el rato enciendes un cigarro…Oh¡ cielos no tengo… buscas desesperadamente uno y sino lo encuentras te vistes y bajas a buscarlo en aquel bar que sabes que permanece abierto casi toda la noche y que al lado de la puerta, a mano derecha está la dispensadora del anhelado paquetito, porqué no es la primera vez que te pasa…Creo que tu y yo, tenemos un serio problema de adicción al tabaco.
El primer paso, para dejarlo de ser, es constatarlo. Darte cuenta que es el tabaco quien manda en tu vida, además de la mujer. Si quieres ser tu:¡ hay que dejarlo!,( el tabaco, espero que no la mujer) Ésta te puede ayudar mucho Yo dejé de fumar mis tres paquetes + plus diarios por amor…No porque ella me lo pidiera, sino porque mis besos no eran auténticos, no era yo: eran una “bafarada” de pasión tabáquica.
Después de unos meses de conocerla y de estar, lo tengo que reconocer, loquito por ella, cometí la locura que cambiaría mi vida para bien y que no me arrepiento de ello: a las doce de la noche del día de Reyes, si ella me ayudaba, me fumaría el último cigarro. Lleva catorce años ayudándome en éstos y otros menesteres. No hay que decir que los besos, aun ahora… son auténticos. Manel Carles

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (13 votes, average: 4.08 out of 5)
Loading...