Pensé que se me acababa el mundo

Hace un año más o menos pensé que para mí se había acabado el mundo, pero que equivocada estaba. Estoy en espera de una reducción de estómago, mi endocrina me pidió, más bien me exigió que dejara de fumar pues la operación es importante y además me dejaran un trocito de estómago y el tabaco me podía hacer ulceras (Que por cierto ya me pasó).
Salí de la consulta llorando porque yo no fumaba, yo devoraba el tabaco, me fumaba más de sesenta cigarrillos al día y a veces más, pues me los liaba y no llevaba control.
A los poco días me enviaron una carta del Vall d´Hebrón con una cita para el Dr. Sánchez del departamento de tabaquismo. Hasta que no me llego la cita me fume todo el tabaco que pude. Cuando llego el día fui sincera con el Dr. y le confesé que a mí me gustaba fumar pero que me obligaban a dejarlo llevaba cuarenta años fumando y solo lo había intentado dejar una vez pero no pude.
Empecé bajando la dosis porque yo todo lo relacionaba con el tabaco, no tengo foto que no salga con un cigarro. Llego el día D que para mí fue el veintitrés de marzo. Recuerdo que lo pasé fatal, tenía temblores, dolor de cabeza estaba irritable, nauseas o sea que estaba pasando un mono igual que si fuera por droga o alcohol.
Soñaba que fumaba, le contaba los cigarros que fumaban mis amigos, les cogí manía porque ellos fumaban y yo no, me tenía que ir a mitad de reuniones de amigos porque les hubiera insultado, llegue a tener malos pensamientos porque pensaba que no merecía vivir así, que la vida sin tabaco era una mierda, si tal como suena una mierda. A parte la ansiedad que cogí fue bestial, pillé catorce kilos, casi nada
Bueno pero esta vez con buenos consejos, cariño y soporte de mi familia y amigos pero sobre todo con mucha voluntad
LO LOGRE, ya no fumo hace nueve meses.
Soy una mujer nueva y todo se pasa, además que todo son ventajas. El mono se pasa, la ansiedad también, cada vez recuerdo menos el tabaco.
Hacía más de dos años que me encontraron los leucocitos altos y me llevaban en Hematología del Vall d´Hebrón, después de hacerme muchas pruebas no sabían que me lo producía, me dijeron que se haría algo malo pero no sabían porque. Pues bien deje de fumar y los Leucocitos los tengo perfectos. Parece ser que me lo provocaba el tabaco y he tenido suerte que se me ha arreglado porque estaba abocada a una Leucemia.
También cada mes se me perforaba el tímpano por la mucosidad que producía al fumar tanto. Ahora llevo nueve meses perfecta.
El pelo se me caía, ahora me crece mucho lo tengo más abundante y con más brillo, igual que la piel me ha cambiado el color y el brillo, y por no hablar del sentido del olfato y del gusto que ha sido espectacular, que bueno esta todo.
Y sobre todo he ganado en autoestima, porque he hecho algo que pensaba que no haría jamás, yo soy madre y para toda madre el nacimiento de su hijo es lo mas grande, pues para mi dejar de fumar y conseguirlo ha sido como ser madre. Ahora estoy con catorce kilos de más, pero estoy tan feliz si llego a saber hace un año lo que siento en estos momentos lo hubiera hecho antes.
Ahora esperando que este verano me opere, perderé todos estos kilos de más, practicare deporte y no me ahogare por el tabaco, ni tendré apneas. Mi calidad de vida a empezado.
Cada día estoy más convencida que ya no quiero el tabaco en mi vida, antes que él me abandone lo abandono yo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (13 votes, average: 4.23 out of 5)
Loading...